Hotel Plaza La Abadía
Proaza | Asturias | España | Europa

En la Senda del Oso
El Hotel Plaza La Abadía (hotel rural), está en plena Senda del Oso y a 1.800 m de la ruta del desfiladero de Las Xanas, en el Paraíso Natural asturiano.
El hotel rural
Es una casona asturiana de reciente rehabilitación integral. Antiguo comercio-bar (fundado en 1878) y posterior centralita telefónica de Proaza.
Un magnifico entorno
Actividades; senderismo, bicicletas de paseo o BTT, rutas, escalada, espeleología, descenso de cañones, rutas a caballo, piragüismo, caza y pesca.
Galería fotográfica
Pulse sobre cada imagen para ver esa galería de fotos a tamaño grande

Por favor, déjenos su valoración:

Visitas virtuales de 360°
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una ventana nueva.

Visita virtual: Habitación 101  Visita virtual: Habitación 102  Visita virtual: Habitación 103  Visita virtual: Habitación 104  Visita virtual: Habitación 201  Visita virtual: Habitación 203  Visita virtual: Habitación 204  Visita virtual: Habitación 205  Visita virtual: Cafetería

Información de interés
Datos prácticos

Hotel Plaza La Abadía

El Hotel Plaza La Abadía (hotel rural) está situado en la plaza principal de Proaza, capital del concejo del mismo nombre, en el centro geográfico del Paraíso Natural asturiano.

El Hotel Plaza La Abadía (hotel rural), está en plena Senda del Oso y a 1.800 m de la ruta del desfiladero de Las Xanas. Su ubicación —en el tramo medio de la cuenca del río Trubia— es privilegiada para poder acceder a casi cualquier otro lugar del Principado de Asturias en recorridos cortos al encontrarse por carretera a sólo 24 minutos de Oviedo y 45 minutos de la costa (Gijón / Avilés). La red de autopistas enlaza en Trubia con la carretera comarcal AS-228, (exactamente a 15 km del Hotel Plaza La Abadía).

Es una casona asturiana de reciente rehabilitación integral. Antiguo comercio-bar (fundado en 1878) y posterior centralita telefónica de Proaza. Ahora, todas sus instalaciones son de estilo contemporáneo. El hotel tiene 2 plantas con ascensor. Dispone de 10 habitaciones dobles equipadas con baño, TV-HD, teléfono y calefacción central, todas ellas con vistas al exterior.

La cafetería, instalada en la planta baja del edificio, ofrece café y vinatería con terrazas cubiertas. Dispone de servicio wi-fi gratuito en todo el hotel.

Un magnifico entorno para disfrutar de actividades al aire libre; senderismo, bicicletas de paseo o BTT, rutas de montaña, escalada, espeleología, descenso de cañones, rutas a caballo, piragüismo, caza y pesca.

  • Admite tarjetas
  • Aire acondicionado
  • Ascensor
  • Cafetería
  • Calefacción
  • Internet
  • Parking
  • Salón con TV
  • Servicio lavandería
  • Servicio recepción
  • Teléfono
  • Televisión
  • Wi-fi

Historia de Proaza

Del periodo más antiguo de la Prehistoria, el Paleolítico, son los primeros vestigios históricos de Proaza. Sin embargo, la mayoría de los restos pertenecientes a dicha época no son la consecuencia de un trabajo sistemático sobre un yacimiento; se trata, en realidad, de hallazgos desligados, vinculados a la elaboración de utensilios de piedra. El inventario de José Manuel González registra tres lascas y un núcleo, de cronología imprecisa, descubiertos en la parroquia de Samartín: concretamente, en Los Teyeros, en El Castrillón y en las proximidades de Samartín. La reciente carta arqueológica de Proaza, que aumenta de forma notable la relación de yacimientos prehistóricos municipales, recoge el descubrimiento de una lasca en las inmediaciones de Bustiellu y de dos grupo de núcleos y lascas en Valdearenas y Caranga de Arriba. «En la Cueva, cerca de la capital, aparecieron restos de talla y láminas asociadas a restos óseos y de carbones» (Xosé Firmu García Cosío).

Del periodo siguiente al proceso de neolitización perduran nueve túmulos, uno de ellos en el collado de Canal Seca, divisoria con el municipio de Quirós; los ocho restantes se localizan en la sierra de Tameza: así, La Cruz tiene un túmulo; el Lago de la Barrera, dos; Puertos de Sograndio, tres, y Ranón, dos.

La Edad de Hierro y tal vez la romanización —etapa esta última pendiente aún de excavación arqueológica— legaron cuatro asentamientos castreños; José Manuel González registró los de L'Arbeal, en Serandi, y El Picu'l Castiellu, en Traspeña, mientras la carta arqueológica de Proaza, realizada por S. Ríos, inventarió el castro de Bustiello, en Traspeña, y El Picu'l Castru, en Proacina. El hallazgo en Bandujo de un as, moneda romana de bronce de tiempos de Augusto, es, asimismo, indicio de andanzas romanas por este término.

En cuanto a la posible presencia humana con carácter permanente en el concejo antes del dominio romano, Magín Berenguer afirma que a Proaza puede aplicársele la misma tónica observada en territorios lindantes. El pueblo que lo moraba se dedicaba, fundamentalmente, al pastoreo. Este tradicional sistema de vida sobrevivió al transcurso de los siglos y dejó su impronta hasta hace pocas centurias en el lenguaje, la vestimenta y las creencias de carácter pagano.

Se tiene constancia de la Villa Gaudiosa, establecida en la periferia de la villa de Proaza, de datación tardorromana o altomedieval. Las siguientes noticias relativas al actual concejo corresponden ya a la alta Edad Media, fase histórica durante la cual es alto el protagonismo estratégico municipal en materia de comunicaciones entre el centro de Asturias, próximo a él, y la Meseta, de cuyo valor son testimonio las numerosas torres medievales asentadas en su solar. Todavía quedan trechos de la calzada correspondiente a un ramal de unión con el vetustísimo camino de La Mesa.

Las crónicas astures narran el episodio ocurrido a comienzos del reino asturiano; en el año 722, después de la derrota árabe en la batalla de Covadonga, el gobernador musulmán Munuza, establecido en Gijón, quiso abandonar la región por el valle del Trubia, buscando la salida por la calzada o camín de La Mesa; intento frustrado al ser víctima de una emboscada y morir en Olalies, lugar que algunos identifican con Proaza o sus cercanías, algo que luego el profesor J. I. Ruiz de la Peña ha cuestionado.

La documentación medieval se extiende en referencias a distintos lugares del concejo; una muestra de ello es la alusión a Uandugio (Bandujo), Pruazia y Caranga en la donación efectuada por el obispo Gladila a la iglesia de Trubia en el año 863.

Proaza fue al comienzo un concejo de abadengo, perteneciente a la Iglesia ovetense, desde su otorgamiento por Alfonso VI, a consecuencia de la cual, y a partir de entonces, ostentó la condición de concejo de obispalía, hasta Felipe II, incorporando las villas de Traspeña y Bandujo, que venían constituyendo desde el año 912 una behetría, es decir, una población cuyos vecinos, como dueños absolutos de la misma, podían elegir como señor a quien quisiesen. En ese intervalo de tiempo asiste a una de las insurrecciones del conde asturiano Gonzalo Peláez, afincado en el castillo de Proaza, contra el rey Alfonso VII, y a los conflictos jurisdiccionales nacidos del intento de Enrique II por ceder algunos dominios del obispo a un hijo bastardo, el conde don Alfonso. Con la desamortización eclesiástica decretada durante el reinado Felipe II, los vecinos de Proaza se liberan del yugo eclesiástico por compra realizada el 16 de julio de 1581, constituyendo Ayuntamiento e ingresando de inmediato en la Junta General. Los cotos señoriales de Llendelafaya y Linares no entraron a formar parte del mismo hasta 1827, fecha de su incorporación definitiva. Con la Constitución liberal 1812 fue posible que, a propuesta de los propios vecinos, Sograndio y Traspeña, junto con las parroquias de Caranga y Proacina —ambas históricamente vinculadas a Santo Adriano—, constituyesen un efímero Ayuntamiento, con capital en Proacina, vigente sólo hasta 1814, año de retorno al absolutismo de Fernando VII. El 16 de junio de 1859, las dos parroquias antes citadas (Caranga y Proacina) acabaron por engrosar el concejo de Proaza.

«En el siglo XX el concejo ha continuado su papel de lugar de paso: del ferrocarril que unía las minas de Quirós con la fábrica de Trubia y, también, del carbón tevergano, para cuya extracción aportó, así mismo, mano de obra. La construcción de la central eléctrica en los años sesenta constituyó un hecho de trascendencia en la vida económica» (Xosé Firmu García Cosío). Hoy Proaza tiene en el solitario edificio de las antiguas escuelas de la localidad de Caranga de Abajo —concretamente, en el cruce con la carretera de Teverga— la sede de las oficinas de la Mancomunidad de los Valles del Oso, que comprende, además, los términos municipales de Quirós, Santo Adriano y Teverga.

Vértice geodésico de Cueto Mar

¿Qué es un vértice geodésico?: Los Vértices Geodésicos son una señal permanente que se materializa sobre el terreno y que forma parte de una red de triángulos cuyas coordenadas se han calculado con la mayor exactitud y precisión posible. Dicha red de triángulos da la vuelta al mundo y con el mismo sistema de coordenadas. La de primer orden está formada por triángulos de lados de unos 40 kilómetros. En la de segundo orden, apoyada en la de primer orden, los lados de los triángulos varían entre los 15 y los 20 kilómetros. La red de tercer orden tiene lados de 4 a 5 kilómetros. La de primer orden es la de más precisión. Todos los vértices de las redes más grandes son a su vez vértices de las más pequeñas.

Utilización turística: Es el lugar ideal para obtener maravillosas fotografías al estar comunicados (visualmente) entre sí. Es aconsejable llevar equipos fotográficos con teleobjetivo o zoom.

Situación: Situado en un pico muy alto y afilado conocido como Cueto Mar, a unos 800 m. al S. de otro pico más conocido y accesible llamado Las Forcadas.

Acceso: Desde Proaza, por la carretera que va a Villamejín, en este pueblo se toma un camino que va en dirección S. y que es apto para vehículo T.T. Este camino pasa junto al depósito de agua y después de recorrer unos 2.000 m. se llega a un collado amplio y despejado, situado al pie del pico Cueto Mar. Aquí se deja el vehículo T.T. y se continúa a pie. Como no se puede subir directamente por esa cara, hay que subir por la ladera que hay entre el Cueto Mar y Las Forcadas, hasta llegar al collado entre los dos picos. Desde aquí, por la divisoria, se sube al vértice con algunos pasos muy malos, en 1 hora y 30 minutos.

Altitud sobre el nivel medio del mar: (base pilar) 1193,60 m.

Descripción física:

Fecha de construcción: 17/09/1983

Centrado forzado: No

Número de cuerpos: 1

Altura pilar: 1,20 m.

Diámetro pilar: 0,30 m.

Altura último cuerpo: 0,20 m.

Ancho último cuerpo: 1,00 m.

Altura total de los cuerpos: 0,20 m.

Horizonte GPS: Despejado

Fuente: Instituto Geográfico Nacional. España.

Conjunto Histórico de Banduxu

El pueblo de Banduxu [en el concejo o municipio asturiano de Proaza] es un ejemplo excepcional de aldea asturiana que ha conservado a lo largo del tiempo sus características fundamentales, sin graves alteraciones, lo que le permite hoy contar con un conjunto patrimonial de gran importancia, que incluye desde una de las torres defensivas bajomedievales mejor preservadas de Asturias hasta un variado repertorio de viviendas y construcciones auxiliares de tipología tradicional de época moderna y contemporánea, sin que falten ejemplos de arquitectura culta de esos períodos, caso de la iglesia de Santa María o varias casonas señoriales.

Está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico (Decreto 10/2010, de 27 de enero, publicado en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, BOPA, de 8 de febrero de 2010).

La génesis de la aldea de Banduxu es objeto de un gran debate historiográfico, que permanece abierto en la actualidad. Lo que está probado es que en los siglos VIII-IX, bajo términos como villa o lugar, hallamos a la aldea plenamente desarrollada, vinculada a la sociedad feudal. Las formas que entonces nacen se mantienen sin excesivos cambios durante todo el medievo y la Edad Moderna. Sin embargo, a partir de la segunda mitad del siglo XX, el progresivo desarrollo de la sociedad industrial determina los primeros fenómenos de crisis aldeana. La emigración masiva a las ciudades rompe la cadena de transmisión social y cultural establecida desde sus orígenes y la aldea tiende a transformarse en un espacio de segunda residencia, destinada a los herederos de la última generación campesina, a los nuevos propietarios venidos de las diferentes urbes asturianas y de otras zonas peninsulares o a un floreciente negocio hostelero bajo la forma de «casas rurales». La regresión de los campos de cultivo, el abandono de los eriales y praderíos y la expansión del monte, el aumento de despoblados, la ruina de las infraestructuras industriales de corte tradicional (molinos, ferrerías, batanes) o a la adaptación de formas constructivas propias del mundo urbano, que alteran la arquitectura tradicional, son los síntomas físicos más evidentes. Otros, de carácter interno, como la quiebra de la memoria oral, son igualmente graves.

Banduxu es un excepcional modelo de aldea dormida, de núcleo que ha sabido o ha podido preservar sus componentes básicos durante siglos. De hecho, algunos aspectos propios del mundo contemporáneo, como la electricidad, el agua corriente o las carreteras modernas, no hacen su aparición hasta los años 80 del siglo XX.

En tanto aldea, Banduxu es un conjunto patrimonial en el que cada construcción complementa a las otras. El extraordinario valor del conjunto reside en la preservación del «ente aldeano», como suma de elementos físicos, sociales y patrimoniales. Unos pueden verse a simple vista; otros se aprehenden en la mente de sus vecinos más viejos, los depositarios de la memoria colectiva.

En Banduxu se produce un cierto equilibrio entre fases históricas y patrimonio heredado; prácticamente todas las etapas han dejado su huella constructiva, haciendo del pueblo un recorrido diacrónico por la historia asturiana.

En la Alta Edad Media (siglos VIII-XI) encontramos una primera villa de Vandugio en la que está presente el doblamiento en ladera con dedicación agraria y la explotación de los pastos de altura en la braña de Atambo. Ésta es la única fase que no ha dejado huella física directa, con la excepción de una red caminera, una percepción del espacio productivo y una territorialidad aldeana que va a mantenerse en el futuro. Se asiste por otra parte a la existencia de un primer núcleo de doblamiento situado en el entorno de la iglesia de Santa María. Además, desde el punto de vista social, aparecen los primeros rasgos de una jerarquización ligada a la presencia de magnates como el obispo Gladila, del que depende la población servil.

En la Baja Edad Media (siglos XII-XV), el desarrollo polinuclear de la aldea comienza a concretarse con la presencia de una nueva barriada en el Toral. Es el momento en que se construye una nueva iglesia, en el tránsito entre los siglos XII al XIII, asociada al poder señorial de San Salvador de Oviedo y su red de parroquias. La huella de San Salvador se manifiesta también en el papel de Bandujo como centro gestionador de los bienes capitulares asignados a la yuguería de la Trigal y el cellero adscrito. Paralelamente, observamos el nacimiento de un linaje local, los Álvarez de Banduxu, que construyen como símbolo de su poderío una torre de planta circular, existente al menos en el siglo XIV. Esta torre es el testimonio de otro barrio, el del Palacio.

El mayor repertorio textual conservado permite retratar mejor las trazas del pueblo en la época moderna, de forma muy particular durante el siglo XVIII. Asistimos entonces a una aldea de planta polinuclear en la que ya se han generado todas las barriadas existentes hoy en día (Campal, La Molina, El Taranu, El Conventu). En esta fase las jerarquías de la aldea, que son herederas en algunos casos del viejo linaje de los Álvarez de Banduxu (los Miranda y Tuñón) mantienen un férreo dominio sobre la tierra, las infraestructuras productivas y los inmuebles. Son ellos los que levantan casonas como la de Muñiz, La Pandiella o el Palacio de los Miranda. Son ellos también los que edifican grandes paneras destinadas a acoger sus masivas cosechas. Pero ahora, por primera vez, podemos observar otro panorama constructivo propio de la mirada campesina. Algunos ejemplares de casas y hórreos arcaicos nos remiten a modelos de los siglos XV-XVII, encontrándose muchos otros ya construidos en el siglo XVIII.

El siglo XVIII se mantiene fosilizado en el pueblo que alcanza nuestros días. Durante los siglos XIX y XX Banduxu preserva todo ese universo y se transforma en una aldea dormida. Hoy todo este periplo histórico puede contemplarse allí.

El estudio histórico de Banduxu, así como un análisis espacial de su actual poblamiento y de sus principales edificaciones, lleva a la propuesta de declarar este pueblo como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico.

El conjunto propiamente dicho estaría integrado por los distintos barrios que han configurado Bandujo desde la Edad Media y que conforman el pueblo: El Taranu, Palacio, Entelailesia, El Campal, El Real, La Campa, El Toral, El Barreiro y La Molina.

Fuente: Decreto 10/2010, de 27 de enero, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico, a Banduxu, en el concejo de Proaza (BOPA, 8 de febrero de 2010).

Capilla de la Inmaculada Concepcion (Bustiello)

Esta capilla pertenece a la población de Bustiello —que cuenta con 24 habitantes y está a una distancia de 11 kilómetros de la capital del concejo: Proaza— formando parte de la parroquia de Traspeña en el Concejo de Proaza del Principado de Asturias.

Situado a unos 680 m de altitud, en la carretera que comunica Las Ventas y la AS-228 con ese pueblo y Fabar. Conserva algunos ejemplos de arquitectura tradicional y una capilla dedicada a la Inmaculada Concepción.

Senda del Oso (Tramo 2, Proaza-Entrago)

Esta ruta está calificada como «Ruta a pie y BTT» • Acceso: Se inicia el recorrido en Proaza (concejo de Proaza), siendo el final en Entrago (concejo de Teverga) • Distancia: 14 km • Dificultad: Baja • Duración aproximada: 4 h (a pie).

Descripción de la ruta

Desde Proaza, la Senda del Oso se adentra en una serie de túneles, entre la sierra de Caranga, Peña Armada y Sillón del Rey, por el espectacular desfiladero de Peñas Juntas, para llegar a la zona de Perihuela, donde se unirá con el ramal que sigue a Santa Marina o Bárzana de Quirós.

Se cruza la carretera AS-228 hasta Caranga de Abajo, pasando el río Trubia por un nuevo puente llamado del Inicio o Perihuela. De allí se va bordeando Caranga y su antigua ermita de San Mamés, hasta Las Ventas y el área recreativa de Llaneces o del Castañéu, para cruzar la carretera AS-228 y el puente de Pilares, siguiendo por Olid, cerca de La Horniella. Se atraviesa de nuevo la carretera AS-228. El puente sobre el río Teverga se llama Olid o La Horniella. Antes de llegar a Entrago se cruza otra vez la AS-228 y se atraviesa el río Teverga por dos nuevos puentes, Aguas Abajo y Aguas Arriba. En este tramo se pasa entre los hermosos desfiladeros de Entrepeñes y Valdecerezales. El río se atraviesa por varios puentes y la senda discurre entre túneles. De allí la senda, por tierras teverganas, llega ya a Entrago, tras dejar en lo alto Peña Gradura, a la derecha, y Peña Sobia, a la izquierda. Se recorren así una veintena de túneles y nueve puentes que cruzan los ríos de Trubia y Teverga o carretera AS-228.

Servicios: Áreas de recreo: El Castañéu y el Aserradero. Zonas de aparcamiento: Proaza y Entrago. Paradas de autobús: Proaza, Caranga de Abajo, Las Ventas, Llaneces y Entrago.

Historia. La Senda del Oso es una pista para caminantes y cicloturistas realizada sobre la antigua caja de un ferrocarril minero, utilizado hasta 1963 para el transporte de la producción de las minas de Quirós desde el pueblo quirosano de Santa Marina hasta la localidad ovetense de Trubia. En Caranga de Abajo (Proaza) se unía con un ramal que arrancaba de Entrago (Teverga), construido posteriormente para dar salida a los productos de las explotaciones mineras teverganas. Los iniciales promotores del ferrocarril de Trubia a Quirós, fracasados otros proyectos más ambiciosos, deseaban convertirlo en herramienta fundamental para la explotación a gran escala de la rica cuenca quirosana. La idea era aprovechar la ventajosa conjunción de mineral de hierro y carbón para establecer un complejo siderúrgico, con hornos altos en Quirós y una fábrica de laminación en Trubia, proyecto en el que el ferrocarril era pieza capital dados los inexistentes medios de comunicación de la zona. Las dificultades que afectan a la empresa promotora, la Compañía de Minas y Fundiciones de Santander y Quirós, impiden que el proyecto alcance los objetivos previstos. Fundada aquélla en 1868, tras un periodo de malos resultados en los que las producciones estaban muy alejadas de las iniciales previsiones, la compañía pone en subasta sus propiedades, que son adquiridas por Fábrica de Mieres en 1888, quedando desde entonces las instalaciones como mero anexo de las de esta empresa.

Desde esa fecha, con diversos altibajos, el ferrocarril se utiliza sobre todo para la extracción de carbón y mineral de hierro de Quirós y Teverga, mientras que las instalaciones fabriles de Quirós y Trubia son, por su parte, desmanteladas poco a poco aprovechando algunos elementos para la factoría mierense. El transporte de viajeros, a pesar de las solicitudes de los pueblos atravesados, nunca se llevó a la práctica, pese a que, de alguna manera, existía la obligación legal de prestar este servicio.

Diversos problemas legales, la notoria obsolescencia de las instalaciones y el declive de la minería en la zona, siempre de importancia secundaria respecto a otras cuencas asturianas, implicaron el cierre de la línea en los primeros años sesenta. A pesar de tratarse de una línea nunca excesivamente boyante, en sus casi ochenta años de vida permitió un desarrollo, si bien limitado, de la minería de Quirós y Teverga, y resultó especialmente útil además de a su propietaria, Fábrica de Mieres, a otras empresas que explotaban minas en la zona y que se servían de la línea en régimen de peaje.

La línea arrancaba de Trubia, en la Fábrica de Quintana, cerca de la estación del ferrocarril de Asturias-Galicia-León (después Norte), y tras atravesar la vega de Trubia, pasaba por Villanueva cruzando en varias ocasiones el río y llegaba a Proaza. Seguía hasta el pueblo de Caranga, donde la estribación montañosa se atravesaba por diversos túneles hasta llegar a Bárzana y a su punto final en Santa Marina. En Piedras Juntas (Caranga) nacía el ramal que a primeros de siglo construyeron las Minas de Teverga para dar salida a sus producciones hacia Trubia. De esta manera, el ferrocarril tuvo finalmente la forma de una «Y» con base en Trubia y finales en Santa Marina (Quirós) y Entrago (Teverga).

El ferrocarril contó con diversos puentes, construidos primero en madera y después metalizados, y diversos túneles, muchos en roca viva. Destacan las importantes obras de fábrica que tuvieron que ejecutarse para superar la difícil orografía de la zona. A pesar de ello, el trazado, especialmente en el ramal de Quirós, siempre fue muy tortuoso, con curvas muy cerradas y empinadas rampas que dificultaron sobremanera la explotación.

Además de la línea general se construyó una serie de cortas líneas interiores, exteriores, planos inclinados y cables aéreos para comunicar las diversas minas con la línea general.

El ferrocarril comienza a prestar servicio en 1884, usando cuatro pequeñas locomotoras de vapor de la casa belga Saint Leonard y pequeños vagones, en su mayoría construidos por la propia empresa en la fábrica de Quintana. En 1892 llega una máquina francesa de cuatro ejes sistema «Mallet», verdadera rareza que no daría el resultado esperado. Los últimos refuerzos en la tracción son de la época de la I Guerra Mundial cuando se adquieren máquinas estadounidenses. Por su parte, Minas de Teverga utilizó máquinas alemanas, americanas y dos locomotoras suizas de segunda mano.

Es de destacar que este ferrocarril constituyó, según los datos a nuestro alcance, el primero de España en el ancho de vía de 750 mm, después bastante común para ferrocarriles secundarios e industriales. Además, era el más largo de Asturias entre los de su tipo. También resulta de gran interés su entorno físico, sin duda realmente espectacular.

La idea de la transformación de la vieja plataforma ferroviaria en «senda verde» fue de un grupo de cicloturistas gijoneses; ellos expusieron su proyecto al gobierno de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, que lo consideró interesante, convirtiéndose éste y la Mancomunidad de los Valles del Trubia en sus impulsores.

El acceso se realiza desde Oviedo por la carretera de La Coruña (N-634) hasta Trubia, donde un desvío por la carretera AS-228 lleva hasta el área recreativa de Tuñón, comienzo de la ruta. El trayecto, señalizado y sin desnivel apenas, se hace a pie en unas cinco o seis horas. En bicicleta el tiempo a emplear oscila entre las dos y tres horas. Se recomienda una velocidad de 15 km por hora. Para recorrerla se aconseja llevar ropa y calzado adecuados. El primer tramo de esta senda, de unos 6 km, entre el área recreativa de Tuñón (lugar del concejo de Santo Adriano) y Proaza fue inaugurado y puesto en servicio en mayo de 1995; en el verano de 1996 lo fue el segundo, de Caranga (Proaza) a Entrago (Teverga), con aproximadamente 14 km de longitud. El último tramo, entre Caranga y el embalse de Valdemurio, estrenado en junio de 1999, ha permitido la incorporación del concejo de Quirós a esta senda, que ya une los cuatro municipios de la Mancomunidad de los Valles del Oso —Santo Adriano, Proaza, Teverga y Quirós—, para los que ha supuesto un auténtico revulsivo. La ruta turística se prolongará hasta Santa Marina, origen de dicha línea férrea.

Los puntos de partida o final de la Senda del Oso son Tuñón (Santo Adriano)—Entrago (Teverga)—Valdemurio (Quirós) y Proaza.

Mercado de la Alcordanza de Proaza

Es un concurrido mercado tradicional organizado por el Ayuntamiento de Proaza (Asturias) y la asociación de turismo local, en el que se pueden encontrar productos típicos asturianos y observar a diversos artesanos en plena faena, sin que falte la música y el baile regional.

Mercado de la Alcordanza de Proaza
Ruta las Xanas

Ruta las Xanas

Discurre por el desfiladero del mismo nombre, que tiene el reconocimiento oficial de Monumento Natural. La tradición popular une un personaje mitológico con un paraje a través del cual discurre el arroyo Las Xanas o Viescas, excavando grandes moles calcáreas y formando un conjunto natural impresionante: el desfiladero de las Xanas.

Cueva Huerta

Cueva Huerta es una impresionante cavidad de Fresnedo (Teverga), de interés hidrogeológico y biológico, que fue declarada Monumento Natural en 2002 y su colonia de murciélagos de cueva catalogada de Interés Especial y de Interés Comunitario. Es actualmente la segunda cavidad asturiana por el desarrollo total de sus galerías (14,5 km).

Cueva Huerta
Galería de vídeos
Sobre Asturias
Cudillero

Cudillero

El concejo de Cudillero, como tal, comienza su particular andadura en el siglo XIX. Su historia ha estado invariablemente unida a la comarca del bajo Nalón y, desde su creación, a Pravia, cabecera de la misma. Pese a esa ligazón histórica con la comarca praviana, se puede hacer referencia a algunos rasgos que de algún modo lo particularizan.

Playa Los Quebrantos

Esta de los Quebrantos es la única playa del municipio de Soto del Barco. Pese a estar separada de la de Bayas por el río Fontebona, forma con ella una unidad en un extenso y rectilíneo arenal de unos 3 km de largo, en cuya parte occidental el Nalón, el principal río asturiano, se une al mar. La inmediata localidad de San Juan de la Arena, cuyos platos de angula le dan reconocida reputación culinaria, se asienta sobre su campo de dunas.

Playa Los Quebrantos
Faro del cabo Peñas

Faro del cabo Peñas

El faro del cabo Peñas alumbró por primera vez el 15 de agosto de 1852. El edificio estaba dividido en dos partes: al Norte, una casa de una planta rectangular, compuesta de cuatro habitaciones; un patio descubierto y cerrado por dos paredes laterales con puerta de acceso en la cara de poniente que daba paso al otro cuerpo, situado 4 metros al Sur. Este cuerpo era de planta circular, destinado al servicio. La linterna era de sección poligonal, con cúpula doble de cobre y cada cara llevaba cinco cristales planos. Presentaba dos inconvenientes: la luz no incidía normalmente sobre los cristales por ser planos, produciéndose reflexiones origen de pérdidas de luz y destellos parásitos; por otro lado, los montantes verticales producían sectores de sombra falseando la característica del faro.

Conjunto Histórico de Oviedo

Poco podían sospechar los monjes Máximo y Fromestano, fundadores de la ciudad en el año 761, que su elección de una colina en el centro de Asturias superaría los mil doscientos años de vida urbana, comercial, eclesiástica y militar. Aquel primer establecimiento se completaría pronto con una pequeña iglesia bajo la advocación de San Vicente.

Conjunto Histórico de Oviedo
Mapa de situación
Ubicación exacta
Turismo activo
Otras opciones de Turismo activo en Asturias

Todas las empresas deben cumplir determinados requisitos así como estar en posesión de un seguro de responsabilidad civil y de asistencia o accidentes.

  • Actividades culturales
  • Bibliotecas municipales
  • Cuevas
  • Juegos populares
  • Piscina municipal
  • Rutas gastronómicas
  • Visitas a sitios pintorescos
  • Zona de baño
  • Zonas monumentales e históricas
  • Boley playa
  • Caza
  • Ciclismo
  • Equitación
  • Esquí
  • Golf
  • Paseo a caballo
  • Rutas en bicicleta
  • Tenis
  • Ala delta
  • Paracaidismo
  • Ultraligero
  • Viajes en globo
  • Vuelo con motor
  • Vuelo sin motor
  • Avistamiento de aves
  • Avistamiento de cetáceos
  • Paseos en bicicleta
  • Recolección plantas
  • Rutas a pie
  • Sendas costeras
  • Senderismo
  • Senderismo guiado o libre
  • Turismo ornitológico
  • Zona de bellos paisajes
  • Buceo
  • Canoa
  • Kayak
  • Kite surf
  • Motos de agua
  • Navegación
  • Paseo en barco
  • Pesca
  • Piragüismo
  • Remo
  • Surf
  • Vela
  • Veleros
  • Windsurf
  • Actividades de montaña
  • Barranquismo
  • Bicicleta de montaña
  • Buggies
  • Coasteering
  • Descenso de cañones
  • Descensos en canoa
  • Escalada
  • Espeleología
  • Montañismo
  • Motos
  • Multiaventura
  • Paintball
  • Puenting
  • Quads
  • Rafting
  • Rappel
  • Raquetas de nieve
  • Rutas 4×4
  • Rutas a caballo
  • Treking

Fiestas en Proaza

Fiesta gastronómica de los Nabos en Proaza. En el mes de febrero, son las Ferias de La Candela y San Blas en Proaza. En el mes de septiembre, son las fiestas de El Cristo de la Misericordia en Proaza, Nuestra Señora en Banduxu, la Romería de Nuestra Señora de los Remedios en Charanga y la de San Antonio en Villamexín.

Cuenta el concejo con numerosas fiestas repartidas por todos los pueblos en los que la tradición esta presente en todos ellos. Son por otra parte fiestas con gran presencia gastronómica de los productos de la tierra, destacando la buena calidad de sus embutidos, el famoso pote de nabos y los bollos típicos de pascua. Importante para el concejo son también sus ferias ganaderas, siendo de las más concurridas de toda la comarca central.